ALQUILER COMPARTIDO

Rubrique : Alojarse en Niza

Cuáles son sus derechos y sus obligaciones en materia de alquiler, alquiler compartido… ¡Usted encontrará todo en esta rúbrica !

El alquiler compartido

Si usted no es hostil a compartir la heladera (vacía) y el baño (en un caos), usted es el indicado para un alquiler compartido... pero siendo que un coinquilino informado vale por dos, sepa que el estatus jurídico de este tipo de alquiler es particular.

Si el alquiler compartido está de moda, es de hecho el mejor medio de encontrar un gran departamento con un presupuesto pequeño, esto no significa que la vida a muchos es a veces difícil : reflexione mucho antes de comprometerse

A nivel jurídico :

Todos los coinquilinos del departamento son solidarios los unos con respecto a los otros del pago del alquiler. Lo que implica que si uno de ellos no paga su parte, el propietario podrá exigírsela a los otros inquilinos para obtener la totalidad del alquiler.

De la misma manera, si uno de los coinquilinos se va del departamento, éste queda comprometido con los otros hasta que el contrato cese. Por último, la carta de finalización del contrato es válida sólo si está firmada por todos los coinquilinos.

Es mejor compartir el departamento con coinquilinos en los que confía por completo.

Encontrar un alquiler compartido :

Estos sitios están especializados en los alquileres compartidos, ¡probablemente usted encontrará aquí un nido para compartir ! http://www.appartager.fr/t_blank http://www.kel-koloc.com/homepage.php http://www.e-cologis.com/t_blank http://www.recherche-colocation.com...

Estos sitios están especializados en los alquileres compartidos, ¡probablemente usted encontrará aquí un nido para compartir ! Subalquilar, ¿cuáles son los peligros ?

¿Usted tiene que alquilar un alojamiento por algunos meses para hacer una pasantía o se va a estudiar al exterior y no quiere pagar su alquiler ? Subalquilar puede seducirlo… Aunque sea a menudo una propuesta, subalquilar está en principio prohibido. Sólo es posible con el acuerdo del propietario o si una cláusula del contrato lo autoriza.

El marco jurídico

Ley n° 89-462 del 6 de julio de 1989 tendiente a mejorar las relaciones de locación : Artículo 8 – El inquilino no puede ni ceder el contrato de alquiler, ni subalquilar el alojamiento salvo con el acuerdo escrito del propietario, incluido sobre el precio del alquiler. El precio del alquiler en metros cuadrados de la superficie habitable de los locales subalquilados no podrá exceder lo que paga el inquilino principal.

El contrato

La mayoría del tiempo, el contrato posee una cláusula que prohíbe subalquilar. Para poder subalquilar su vivienda, el inquilino debe hacer una solicitud escrita a su propietario (se recomienda con acuse de recibo) o avisarle mediante acta notarial. El propietario tiene el derecho de rechazar libremente la solicitud y de cesantear al inquilino si él sobrepasa su decisión.

El subalquiler es un contrato entre el inquilino y el subinquilino. Un escrito no es obligatorio, pero sí aconsejable.

En caso de subalquiler, el inquilino debe comprar una garantía “recurso del subinquilino” ante su aseguradora y el subinquilino, además de que su aseguradora garantice su bienes muebles y de su seguro de responsabilidad civil, debe comprar una garantía personal de seguro de alquiler y reclamaciones de los vecinos.

Los disgustos

Inclusive si muchas veces es difícil para un propietario diferenciar entre amigos hospedados y subinquilinos, el subalquiler clandestino tiene sus inconvenientes :
- El subinquilino no tiene contrato ni recibo de alquiler, no puede entonces gozar de ninguna ayuda de alojamiento (beneficio de la CAF, Loca-Pass, etc.).
- El inquilino no tiene ningún recurso posible contra su subinquilino si éste no paga su alquiler.
- El propietario que no fue avisado del subalquiler de su vivienda puede rechazar la renovación del contrato de su inquilino sin aviso previo.

El alojamiento contra servicios

Ya se conoce el sistema de estudiantes au pair, que son alimentados, alojados, declarados y gozan de una pequeña remuneración por los servicios (cuidado de niños, limpieza, etc.). Desde hace poco, esta fórmula de alojamiento contra servicios tiende a extenderse a un público más vasto. Pero, ¡atención ! Ninguna ley rige este tipo de alojamiento. Por lo tanto, hay que ser prudentes…

Algunos consejos :

Hay que saber que una habitación equivale entre 10 y 15 horas de trabajo semanal. Más allá del número de horas, la persona que lo alberga deberá pagarle.

Lo ideal es firmar un contrato de trabajo que defina la cantidad de horas trabajadas, la responsabilidad del empleador en caso de accidente, etc. Antes de aceptar un alojamiento contra servicios, le recomendamos aclarar al máximo los derechos y deberes de cada uno :
- Definir los servicios que usted deberá prestar.
- Definir el modo de vida en común : horario, reparto de los lugares comunes, visitas, etc.
- Definir las modalidades de reparto de los impuestos y tasas (teléfono, agua, electricidad).
- Arreglar los problemas de seguro

Para promover el alojamiento intergeneracional, el ministerio para las personas de la tercera edad propone una carta “Un techo, dos generaciones” http://www.personnes-agees.gouv.fr/...